Promoviendo una economía sostenible luego de la crisis del COVID-19
2020 jun 04

Uno de los temas que me interesan mucho y que siempre he querido promover dentro y fuera de mi vida profesional, es la importancia de construir economías sostenibles; es decir, trabajar en establecer economías locales que sean económica y ambientalmente responsables. Para entenderlo mejor, el crecimiento económico sostenible es el desarrollo económico que intenta satisfacer las necesidades de los humanos, pero de una manera que preserve los recursos naturales, sociales y culturales para las generaciones futuras.

Ahora, ante la crisis que enfrentamos, el tema es más relevante que antes. La pandemia de COVID-19 es ante todo una crisis humanitaria y los esfuerzos para contener el virus y apoyar a los afectados son de suma prioridad. Como empresarios, tenemos también la responsabilidad de evaluar cómo la pandemia impactará en el futuro del desarrollo sostenible y qué podemos hacer para contrarrestar este impacto.

La realidad es que en general se tiene un concepto erróneo de lo que significa "sostenibilidad" y se lo atribuye únicamente a reducir las emisiones de carbono, proteger el medio ambiente, etc.  La sostenibilidad va más allá, por supuesto busca proteger nuestro medio ambiente natural, la salud humana y ecológica, pero también es un gran impulsor de la innovación. Pienso que uno de los objetivos es que las empresas manejen la innovación bajo estructuras sostenibles a nivel social, ambiental y económico. Para innovar se requiere liderazgo y estructura; debemos generar innovación a través de principios sostenibles.

Si bien muchos economistas no están de acuerdo sobre la importancia del medio ambiente con respecto a la actividad económica, creo que la mayoría de los empresarios coincidimos en algunos conceptos. Por ejemplo, el hecho de que la extracción de los recursos naturales, así como la contaminación, son causados ​​por actividades económicas. Y que la comercialización y toda estrategia de negocio deben estar conectadas a los recursos ambientales o sociales.

También es importante entender que mucho del daño creado por las actividades económicas tiene un impacto en personas que no obtienen los beneficios de la actividad económica ni aceptan pagar los costos relacionados con ella. La buena noticia es que a medida que las mejores prácticas de sostenibilidad se adoptan, las empresas, tanto pequeñas como grandes, están acelerando un cambio muy grande.

Una economía verdaderamente sostenible se verá diferente dependiendo de su industria. En la agricultura, significará la eliminación de la pobreza en las comunidades de pequeños agricultores; para las compañías de automóviles probablemente signifique una adopción total de vehículos con energía solar. En cuanto a finanzas, esperamos que los emprendedores implementen consideraciones ambientales y sociales en sus inversiones.

Es un hecho que la promoción e implementación de principios y estándares de conducta empresarial responsable, puede ayudar a crear un entorno de inversión que se base en el respeto a los principios sociales y ambientales aceptados. La actual crisis de coronavirus ha amplificado exponencialmente la demanda de una infraestructura resistente que pueda operar efectivamente

durante los momentos difíciles. Esto significa una gran oportunidad para que el mundo empresarial busque, de ahora en adelante, proporcionar infraestructura que sea sostenible, tecnológicamente avanzada y sólida.

Siguiendo estas líneas, PayPal tomó medidas para abordar el impacto de la pandemia global del COVID-19, reafirmando nuestro compromiso con los empleados, clientes y comunidades alrededor del mundo.  Entre las más importantes decisiones está la de ayudar a más de 24 millones de comercios afectados por el COVID-19.

Tenemos como prioridad ayudar a los más vulnerables en esta crisis. Nuestro objetivo es promover la inclusión financiera al facilitar transacciones mediante teléfonos móviles. Los pagos digitales representan un gran apoyo en medio de esta pandemia y a la vez son un paso muy grande para lograr economías sostenibles. Debemos trabajar juntos ahora para preparar el escenario de una recuperación que construya una economía más sostenible, inclusiva y equitativa.

Uno de los temas que me interesan mucho y que siempre he querido promover dentro y fuera de mi vida profesional, es la importancia de construir economías sostenibles; es decir, trabajar en establecer economías locales que sean económica y ambientalmente responsables. Para entenderlo mejor, el crecimiento económico sostenible es el desarrollo económico que intenta satisfacer las necesidades de los humanos, pero de una manera que preserve los recursos naturales, sociales y culturales para las generaciones futuras.

Ahora, ante la crisis que enfrentamos, el tema es más relevante que antes. La pandemia de COVID-19 es ante todo una crisis humanitaria y los esfuerzos para contener el virus y apoyar a los afectados son de suma prioridad. Como empresarios, tenemos también la responsabilidad de evaluar cómo la pandemia impactará en el futuro del desarrollo sostenible y qué podemos hacer para contrarrestar este impacto.

La realidad es que en general se tiene un concepto erróneo de lo que significa "sostenibilidad" y se lo atribuye únicamente a reducir las emisiones de carbono, proteger el medio ambiente, etc.  La sostenibilidad va más allá, por supuesto busca proteger nuestro medio ambiente natural, la salud humana y ecológica, pero también es un gran impulsor de la innovación. Pienso que uno de los objetivos es que las empresas manejen la innovación bajo estructuras sostenibles a nivel social, ambiental y económico. Para innovar se requiere liderazgo y estructura; debemos generar innovación a través de principios sostenibles.

Si bien muchos economistas no están de acuerdo sobre la importancia del medio ambiente con respecto a la actividad económica, creo que la mayoría de los empresarios coincidimos en algunos conceptos. Por ejemplo, el hecho de que la extracción de los recursos naturales, así como la contaminación, son causados ​​por actividades económicas. Y que la comercialización y toda estrategia de negocio deben estar conectadas a los recursos ambientales o sociales.

También es importante entender que mucho del daño creado por las actividades económicas tiene un impacto en personas que no obtienen los beneficios de la actividad económica ni aceptan pagar los costos relacionados con ella. La buena noticia es que a medida que las mejores prácticas de sostenibilidad se adoptan, las empresas, tanto pequeñas como grandes, están acelerando un cambio muy grande.

Una economía verdaderamente sostenible se verá diferente dependiendo de su industria. En la agricultura, significará la eliminación de la pobreza en las comunidades de pequeños agricultores; para las compañías de automóviles probablemente signifique una adopción total de vehículos con energía solar. En cuanto a finanzas, esperamos que los emprendedores implementen consideraciones ambientales y sociales en sus inversiones.

Es un hecho que la promoción e implementación de principios y estándares de conducta empresarial responsable, puede ayudar a crear un entorno de inversión que se base en el respeto a los principios sociales y ambientales aceptados. La actual crisis de coronavirus ha amplificado exponencialmente la demanda de una infraestructura resistente que pueda operar efectivamente

durante los momentos difíciles. Esto significa una gran oportunidad para que el mundo empresarial busque, de ahora en adelante, proporcionar infraestructura que sea sostenible, tecnológicamente avanzada y sólida.

Siguiendo estas líneas, PayPal tomó medidas para abordar el impacto de la pandemia global del COVID-19, reafirmando nuestro compromiso con los empleados, clientes y comunidades alrededor del mundo.  Entre las más importantes decisiones está la de ayudar a más de 24 millones de comercios afectados por el COVID-19.

Tenemos como prioridad ayudar a los más vulnerables en esta crisis. Nuestro objetivo es promover la inclusión financiera al facilitar transacciones mediante teléfonos móviles. Los pagos digitales representan un gran apoyo en medio de esta pandemia y a la vez son un paso muy grande para lograr economías sostenibles. Debemos trabajar juntos ahora para preparar el escenario de una recuperación que construya una economía más sostenible, inclusiva y equitativa.

Por Lucas Medola, CFO, PayPal Latam

 

 

¿Buscas historias de PayPal? Haz clic para buscar en los archivos.

Mantente al día

Inscríbete y recibe las últimas noticias por correo electrónico

Suscríbete